sábado, 24 de abril de 2010

DESHOJANDO MARGARITAS



Literalmente “deshojaba margaritas”. Tomaba la guía telefónica, anotaba direcciones, estudiaba movimientos y colándose en sus cuartos las sorprendía por la espalda.
-¿Así que te llamas Margarita? -musitaba al amordazarlas, recordando a aquella que lo había abandonado y repitiendo una y otra vez “me quiere, no me quiere; me quiere, no me quiere...” mientras las descuartizaba.

REMR
4/dic./2009

3 comentarios:

huggh dijo...

síntesis y humor negro!!! bueno! un saludo amiga - hl

Marinin dijo...

Un micro relato muy bueno.

carlos de la parra dijo...

Más que humor negro,éste personaje tenía humor criminal.