jueves, 10 de junio de 2010

MUNDO DE FANTASÍA


Entró en la habitación riendo juguetona y dando vueltas, saltando de un pie al otro. En su mano blandía una varita mágica con la que venía dispuesta a cambiar al mundo. Mientras danzaba y reía, su varita iba tocando los objetos que encontraba a su paso. El primero fue el espejo. Miró por última vez su reflejo al tiempo que éste se deshacía en una catarata a sus pies. Entonces le dedicó una enorme sonrisa a la imagen que le devolvía la cristalina capa de agua que cubría el suelo. Luego continuó danzando mientras sus pies chapoteaban.

En el camino se topó con una silla que, al recibir el mágico toque, de inmediato se encabritó y echó a correr por toda la habitación. Luego se detuvo frente a la niña y tan pronto ésta tomó asiento, comenzó a pasearla por toda la estancia mientras la pequeña agitaba su manita como una auténtica reina. Aprovechó el recorrido para ir tocando una por una las cuatro ventanas, que al punto se convirtieron en ojos parpadeantes que le hacían guiños y la abanicaban con sus largas pestañas. A eso le siguió la puerta, que se convirtió en una amplia boca vertical de la que salía una risita cómplice. De vez en cuando lanzaba al aire algún beso.

La niña echó una rápida mirada al resto de los objetos. Las patas de la antena del viejo televisor llamaron poderosamente su atención. Se arrimó al aparato y, parándose de puntitas, las alcanzó con su varita. De inmediato se escuchó un zumbido amenazador. El gigantesco insecto emprendió el vuelo de ataque. El grito de la niña hizo eco en toda la casa. Ya no era divertido. Los ojos, que antes fueron las ventanas, comenzaron a llorar asustados; su llanto se escurría por las paredes. La silla temblaba asustada en un rincón. La pequeña corrió hacia la puerta intentando escapar, pero el agua que cubría el suelo la hizo resbalar, encontrándose de frente con aquella siniestra boca abierta…

REMR
18/mayo/2010

3 comentarios:

Marinin dijo...

Me encanto. Muy bien narrado y con un final inesperado. Muy bueno, me vi igual que la niña paseando por la habitacion.

carlos de la parra dijo...

Como quien dice la niña se hechizó sola,debió haber antes leído a Madame Blavatsky.

rober dijo...

Hermosa fantasía, con la magia de lo real enlazado con lo fantástico.
Había perdido la dirección de tu blog, y lo lamento porque eres una narradora excepcional. Espero que nos vuelvas a encantar con tus letras.
roberto